Los beneficios y desafíos de una vida Basura Cero

Beneficios

Lo bueno es que para muchos productos y prácticas Basura Cero las tres ventajas son ahorros financieros, beneficios para la salud y protección del medio ambiente, los cuales van de la mano. Por ejemplo: Si compro una copa menstrual que puedo usar por varios años, ya no tengo que comprar toallas higiénicas o tampones, ya no estoy en contacto con los químicos y pesticidas que contiene el algodón y ya no produzco basura! Lo otro es que el hecho de volverse minimalista hace feliz. Compramos y guardamos en nuestras casas tantas cosas que no necesitamos, que son puras necesidades inventadas del Marketing de las empresas. Si dejamos de comprar estas cosas, tenemos que gastar menos dinero y perdemos menos tiempo en supermercados y malls. Además, tenemos menos por lo cual tenemos que preocuparnos (ordenar, limpiar, hacer mantención etc.) y más espacio en la casa. Así encontraremos todo rápido y es mucho más fácil de limpiar.

Otro beneficio de una vida Basura Cero ha sido para mí el hecho de convertirme en una persona informada que cuestiona todo. ¿De dónde vienen los productos que uso todos los días? ¿De qué materiales están hechos? ¿Son nocivos para mi salud? ¿Qué pasa con ellos después? ¿Son compostables o reciclables? Son preguntas súper importantes que deberíamos hacernos siempre.

Desafíos

Si queremos prevenir la generación de basura, tenemos que encontrar productos que no la generen y los proveedores donde podemos conseguir estos productos. Estos son por ejemplo productos hechos de algún material biodegradable que puedo echar en mi compostera y que se convierten en tierra de hoja dentro de poco tiempo (un cepillo de bambú por ejemplo). Encontrar estos productos y proveedores, a veces, es muy complicado y me ha costado muchas horas de investigación en internet. Por esto, organizaciones como Fundación Basura, Ecoven y yo, estamos tratando de compartir esta información para que sea más fácil para otras personas en Chile. Te invito a visitar ecovenmarket.lat, portal que reúne a distintos proveedores de productos eco-amigables. Lo otro es que, para la prevención de la generación de residuos, tenemos que organizarnos bien y anticipar situaciones. Si voy a un restaurant y pido un jugo tengo que acordarme de pedirlo sin bombilla antes de que me lo sirvan. A veces también se me olvida y en este caso pienso: “Noo! por qué se me olvidó? Estoy generando basura por nada!”

Empezar a reciclar también puede ser un pequeño desafío hoy en día. Si queremos reciclar, tenemos que aprender a distinguir y separar los diferentes materiales, encontrar el servicio de reciclaje más cercano o que más se acomode a nuestras necesidades (lo que en algunas ciudades actualmente no es muy fácil), saber que tipos de materiales se reciben en tal lugar y de qué manera se nos piden (limpios, secos, aplastados, botellas con o sin tapa, etc.). Pero ya existen Apps para el celular muy útiles y me imagino que con la nueva ley de reciclaje la cantidad de materiales reciclados y señalización de los mismos, así como también la disponibilidad y comunicación de los servicios de reciclaje van a mejorar mucho. Lo bueno es que en el punto de reciclaje de la Fundacion Ecosueños en Puerto Montt al cual voy, reciben muchos tipos de materiales – sea para el reciclaje o para proyectos de reutilización.

Otro desafío es aprender a no preocuparse por lo que piensan o dicen otras personas. Algunos van a pensar que te has vuelto loco. Bien, a mi me parece más loco no hacer nada para detener la destrucción de este planeta. Otros te van a decir que tus acciones individuales no pueden cambiar nada y que el estado debe hacerse cargo. Falso. Sé que muchas personas de mi red social ya han tomado consciencia y adoptado algunas prácticas verdes a partir de los consejos que damos. Lo que se necesita es la cooperación de todos: del estado, de las empresas y consumidores. Tenemos mucho más poder de lo que pensamos y quiero mostrar a otras personas que es posible – hoy en Chile – generar menos basura.

Y por último, si quieres tener una casa Basura Cero, puede ser un desafío hacer participar las personas con las cuales vives y tus invitados. Deberías pedirles que respeten tu estilo de vida y que te apoyen (que depositen sus residuos en el recipiente correspondiente, que no te regalen cosas que no necesitas etc.) pero no deberías ser demasiado estricto. Si la comida favorita de tu pareja viene en un envase no compostable ni reciclable, quizás incluso con mucho envoltorio innecesario – bueno, que se lo compré. Si en general te apoya, esto vale mucho más.